¿Qué son las enfermedades reumáticas?

martes, 13 de diciembre de 2016 · Posted in

Una buena exploración clínica es clave para adoptar el tratamiento más adecuado
   
Sobre el reúma, el paciente debe saber que no es una enfermedad sino un síntoma que puede estar producido por muchas enfermedades

Las enfermedades reumáticas son un conjunto de patologías médicas que afectan a las articulaciones, huesos, tendones, músculos, ligamentos... es decir, al llamado aparato locomotor, que es el que nos permite movernos y tener actividad física, laboral y social. Sobre el significado de reúma o reumatismo, el enfermo debe saber que no es una enfermedad sino un síntoma que puede estar producido por muchas enfermedades diferentes, del mismo modo que hay muchas enfermedades distintas que producen fiebre.

Por ello, para beneficiarse del tratamiento más adecuado a su enfermedad, el paciente debe someterse a una buena exploración clínica tan pronto como se presenten las primeras molestias. Solo de este modo será posible hacer un diagnóstico de la enfermedad que produce y origina el reúma y de esta forma, tratarle adecuadamente.

Las enfermedades médicas del aparato locomotor deben distinguirse de las enfermedades quirúrgicas que son propias de traumatología o de ortopedia. El reumatólogo es el médico especialista que trata e investiga las enfermedades reumáticas. La reumatología es la especialidad médica que en los últimos 25 años ha desarrollado grandes avances de investigación y ha aplicado nuevas terapias biológicas e inmunológicas hasta entonces desconocidas en enfermedades como: artritis reumatoide, con control de actividad inflamatoria consiguiendo la remisión en un alto porcentaje de los enfermos y evitando deformidades y discapacidades irreversibles, como ocurría hace años. El diagnóstico tardío puede producir una gran discapacidad irreversible. Es fundamental en esta seria y grave enfermedad un diagnóstico precoz y evitar que se tarde una media de diez o quince meses en diagnosticarse y tratarse. Cuanto antes se haga el diagnóstico, el pronóstico será mucho mejor y las secuelas serán mínimas, evitando discapacidades irreversibles. Lo mismo pasa con otra enfermedad seria como la artritis psoriásica, que puede ser tan agresiva como la anterior y que a veces no es valorada con la atención adecuada, tardándose años en diagnosticarla. Se puede asociar además de con psoriasis cutánea con afectación sistémica (uveitis, nefropatías, etc).

Hay otra enfermedad reumática que requiere una detección precoz para evitar secuelas en gente joven como es la espondilitis anquilosante, que se inicia sobre los 20 años y que puede producir severa discapacidad si se diagnostica tarde o mal. Se asocia con el marcador genético HLA B 27 y tiene también muy buen pronóstico con las nuevas terapias y con la actividad física. Puede también afectar a otros órganos (pulmón, ojo, corazón, etc.).

El reumatólogo trata también enfermedades como el lupus eritematoso sistémico, que es una enfermedad sistémica autoinmune con afectación multiorgánica (piel, articulaciones, pulmón, cerebro, corazón, riñón, etc). Es una enfermedad grave que requiere tratamiento rápido y preciso. Lo mismo ocurre con otras enfermedades parecidas como el síndrome antifosfolípido» con afectación sistémica, trombosis, artritis, abortos, tromboflebitis y otras afectaciones severas. Hay otras enfermedades reumáticas como el síndrome de Sjogren» o síndrome seco que afecta con severa sequedad a ojos, boca y otras mucosas, además de producir artritis.

Asimismo, es necesario mencionar otras enfermedades reumáticas serias como la esclerodermia y trastornos afines, con afectación articular y de otros órganos (artritis, corazón, esófago, riñón). O bien la dermatomiositis, polimiositis y otras miopatías inflamatorias que pueden producir severa limitación funcional y social.

También se tiene que mencionar otro tipo de enfermedades como son las vasculitis, entre ellas arteritis de la temporal, polimialgia reumática, arteritis de Takayasu, vasculitis de vaso mediano y pequeño por inmunocomplejos, vasculitis ANCA positivas, síndrome de Behcet con aftas múltiples, afectación ocular y neurológica. Hay otras vasculitis más complejas. Enfermedades reumáticas más raras como sarcoidosis con afectación articular y pulmonar, u otra como es la policondritis recidivante, que afecta a articulaciones y cartílagos nasales y de las orejas. Otras que afectan a niños son la artritis juveniles, la enfermedad de Still, las espondiloartritis juveniles y otras. Hay otras más conocidas como la gota o artritis gotosa producida por depósitos de acido úrico en articulaciones, o bien artritis microcristalinas por pirofosfato, conocida como condrocalcinosis con episodios parecidos a la gota y otras microcristalinas.

Otro apartado es el de las artritis infecciosas por todo tipo de gérmenes que pueden afectar a las articulaciones (artritis infecciosas) o afectar a las vértebras (espondilodiscitis infecciosas), o al interior del hueso (osteomielitis), o bien artritis por garrapatas (enfermedad de Lyme), o artritis postestreptococicas, relacionadas con fiebre reumática. Además, los reumatólogos tratan enfermedades más conocidas como la artrosis en sus distintas localizaciones que es una enfermedad degenerativa del cartílago articular, o enfermedades como hiperostosis anquilosante que es otro tipo de artrosis.

Enfermedades óseas

También conoce mejor que nadie el reumatólogo las enfermedades óseas, como son la osteoporosis, la osteomalacia con déficit de vitamina D, la enfermedad de Paget, la enfermedad de Sudeck o distrofia simpático refleja con dolor, edema en inflamación articular, las bursitis, las tendinitis, las lumbalgias, las cervicalgias (dolor de cervicales), dorsalgias (dolor de vértebras dorsales), el hombro doloroso (tendinitis de manguito de rotadores, capsulitis de hombro, artrosis acromio-clavicular), dolor de cadera (coxalgia), fibromialgia y dolor miofascial (dolor generalizado), síndromes compresivos de túnel del carpo y del tarso, tumores óseos benignos y malignos...

Todas estas y otras muchas más (unas 360 enfermedades de huesos, articulaciones, tendones y músculo) entran en el término 'reumatismo', todas ellas tan distintas y diferentes. Las enfermedades reumáticas son tan frecuentes como la hipertensión arterial, las alergias, las enfermedades cardiovasculares o las derivadas de colesterol alto.

El lector debe conocer que el médico especialista de este tipo de enfermedades reumáticas y óseas es el reumatólogo. Él mejor que nadie diagnosticará y tratará de forma idónea este tipo de enfermedades que son tan distintas y tan complejas. Evitando riesgos innecesarios, inseguridades diagnosticas, terapias fantasiosas de dudosa o nula evidencia científica y secuelas irreparables.

Via larioja.com

Leave a Reply

Con la tecnología de Blogger.